Hoy quiero decir te quiero

14 de febrero

Me he tomado tan en serio esto de estar en vacaciones que hasta decidí darle un respiro al blog. Pero hoy hay una buena excusa para retomar la comunicación porque San Valentín es una de mis fechas favoritas del año.

Puede que para muchos esta fecha sea de lo más cursi y la excusa para una cita romántica un poco obligada. Para otros, recuerda que se está solo o lejos de la media naranja y puede transformarse en una fecha irremediablemente melancólica. También están los despistados a los que se les olvida o parejas o personas a las que simplemente les es indiferente la fecha. Si bien, más de alguien se puede sentir identificado con alguno de estos escenarios, resulta necesario aclarar que originalmente la fiesta de San Valentín era una fiesta pagana de la antigua Roma que celebraba el concepto universal de amor y afectividad y que con el tiempo se fue desvirtuando hasta reducirse al hoy conocido día de los enamorados. En estricto rigor entonces, es correcto sostener que en este día no sólo debiera celebrarse el amor romántico y apasionado. También hay espacio para celebrar otros tipos de amor como el fraternal, el amor que se siente con ternura, el que se siente con aprecio y admiración, el que se siente con agradecimiento y sobretodo el amor aprendido practicando la tolerancia y el respeto que es el más difícil de todos los amores.

Y si estamos permitiéndonos celebrar todas estas formas de amar, expresémosla también todo lo que sea necesario ya sea con palabras, gestos abrazos o con actos. Expresemos amor y afecto, que es algo que nunca se trilla. Por favor dejemos atrás el prejuicio de que es algo inapropiado. Dejemos de incomodarnos porque a la larga nos tranca emocionalmente. Claro que no caigamos en exageraciones, porque si se es parco por ejemplo y de un día para otro uno se pone a decir te amo y a repartir abrazos  y besos, se corre el riesgo de que a uno lo manden a hacerse ver.

Así es que nada de sentirse solo el día de hoy ni sentarse a esperar una sorpresa que puede que no llegue. Propongo tomar la iniciativa y designar a alguien para demostrarle el cariño o aprecio que se le tiene o llamar esa persona con la que se tiene cuentas pendientes por arreglar. Que este día no se trate solo de esperar de otros sino que también de entregar. Aunque cueste. Es sorprendente constatar cuan gratificante es dar y decir te quiero. Hace bien al alma. Feliz día del amor a todos.