Adiós 2017

fon de año

Y se nos fue el año otra vez. Como arena entre las manos porque lo cierto es que cada año se nos pasa más rápido que el anterior. En buena hora dirán los que no lo pasaron muy bien y con nostalgia lo despedirán aquellos a los que el año los sorprendió con agradables sorpresas y noticias.

Como quiera que haya sido, se acabó y aunque no soy fanática de mirar atrás, por estos días me resulta inevitable hacer un balance del año pronto a terminar, en el que mido cada acontecimiento que considero relevante, sea bueno o malo y el impacto que haya tenido. Pienso que es una buena oportunidad para valorar lo vivido, aprender y superarse para ser mejor persona.

Aunque lo que voy queriendo decir mientras lo escribo suena más gastado que un cliché, lo cierto es que esta fecha es un excelente momento para poner en perspectiva las cosas, agradecer, perdonar, disfrutar y hasta permitirse sentir a concho alguna pena, que también es parte de la vida y de lo que implica ser un humano. Para mí sólo así es posible proyectarse para el año que viene, planear un futuro mejor, procurando no meter las patas o por lo menos no tan a fondo.

Y por si acaso, si me preguntan por el resultado de mi balance podría decirte con certeza que fue un año especial, distinto como pocos años que he tenido y con resultados inesperados como fue la creación de este blog que me ha permitido expresar mis reflexiones más inconfesables. No se me ocurre mejor forma para cerrar el año que hacer uso de la misma frase con que inauguré este espacio en el que tantos me han leído:

Hola, soy Lola Santos, vivo en Colina con mi fcomienza un nuevo añoamilia y me encanta. Gracias a todos los que me compartieron datos, me abrieron las puertas de sus emprendimientos y que con tanta generosidad me han dado apoyo y me cedieron tiempo que me permitió conocer otro mundo. Que tengan todos un feliz año nuevo con los suyos para recibir llenos de entusiasmo y optimismo el 2018 que se nos viene encima.”